DIA DE LA PAU GENER 2013

NADAL 2012 DESEMBRE

viernes, 4 de noviembre de 2011

MICRORELATS DE POR 2011-2012 GUANYADORS DE 6º E. PRIMÀRIA



UNA NOCHE DE HALLOWEEN MÁS

Llevábamos varios días planeadndo la noche de Halloween y, por fin, había llegado. Cada uno de nosotros había preparado en casa su disfraz porque no valía comprarlo.

Uno iba disfrazado de sapo, otro de demonio, de bruja, de vampiro, bueno…lo típico. No éramos muchos porque el pueblo era bastante pequeño, así no coincidíamos en los disfraces y el recorrido por las casas iba a ser corto y, aún más, porque algunos vecinos no comprendían estas costumbres venidas de fuera y eso de “truco o trato” les sonaba a extraterrestre.

De casa en casa se había hecho de noche. El camino al caserío era corto pero no estaba iluminado. Algunos tenían miedo y con la excusa de que ya tenían bastantes golosinas se fueron a su casa.

El caserío era una vieja casa apartada del lugar, largo tiempo abandonada pero que hacía unos meses había venido una pareja joven muy agradable, que la querían restaurar y abrir un hotel rural. La recompensa, si llegábamos, era segura. Así pues, no había más que pensar, estaba decidido que los cinco que quedábamos, íbamos.

Comenzamos a andar, saliendo del pueblo. El viento movía las hojas de los árboles, la oscuridad nos envolvía cada vez más. Uno de nosotros gritó asustado porque había visto algo entre la maleza, todos salimos corriendo. En menos de dos minutos habíamos llegado a nuestro destino donde nos esperaba una taza de chocolate caliente y una chimenea encendida. Ninguno quiesimos pensar en el camino de cuelta. Ya veríamos más tarde.

Xelo González 6ºB


UNA NOCHE EN EL DESVÁN

Un 30 de octubre, noche de Halloween, dos hermanos, Lisa y Juan, fueron a casa de su abuelo Jacinto. Ellos sabían que no se lo iban a pasar bien, porque su abuelo no celebraba esa fiesta. Ellos le insistían a su padre de que no se querían quedar con su abuelo Jacinto. Su padre les prometió que vendría a las 11h.

Cuando su padre se marchó, su abuelo les dijo que recogieran el desván. Ellos se negaron, el abuelo les advirtió que si subían al desván les sucedería algo que no olvidarían jamás.
El abuelo se marchó y los niños no le hicieron caso, y se pusieron a ver la televisión.

De repente, oyeron unas voces que los llamaban, los niños no pudieron resistirse y subieron al desván. Cada vez se acercaba más a las voces y cada vez eran más graves. 

Cuando abrieron la puerta del desván se encontraron a los espíritus de los vecinos del abuelo Jacinto: el perro Rucet, la señora Darwin, el señor Darwin y los niños del colegio encantado de Tinberbud.

-¡Ahhhhh! – gritaron aterrados. Salieron corriendo y por las escaleras Lisa se tropezó por los pelos los espíritus casi la alcanzan.

Al oír los gritos y el escándalo, el abuelo apareció y, en ese momento, los espíritus desaparecieron. Los niños corrieron a abrasar al abuelo y le dijeron: “Abuelo, llama a mi padre y dile que nos queremos quedar aquí a dormir.” El abuelo dijo: “¿Con el miedo que habéis pasado?” y los niños respondieron: “Sí abuelo, este ha sido el mejor Halloween de nuestras vidas”.

Laura Perez Sanabria 6ºA

No hay comentarios:

Publicar un comentario